Pedro, músico profesional, camino al trabajo con su guitarra en mano. Esta foto fue sacada por su hijo mayor, Pedro, como parte del Photo Valpo, taller de fotografía que hicimos con los beneficiarios en 2012.

Cuando la gente se refiere al Valpo Surf Project (VSP), frecuentemente escuchamos de nuestros estudiantes que utilizan la palabra “familia”, más que “programa” o “taller.” Desde nuestro humilde comienzo como programa, hemos formado una comunidad que se ha vinculado a familias, formando amistades que ahora traspasan fronteras. Queremos despedirnos y agradecer a Pedro López Aros, uno de los primeros miembros de la familia VSP, quien recientemente falleció. Pedro influenció muchísimo en convertir a VSP en la familia que es hoy en día.

Pedro durante una sesión de surf de los inicios de VSP, con sus hijos Diego (centro) y Pedro (derecha).

Pedro y su esposa Sandra forman parte del primer grupo de apoderados en inscribir sus niños en el Valpo Surf Project. Fueron inquisitivos acerca de este grupo de profesores jóvenes extranjeros, pero al mismo tiempo, emocionados por las oportunidades que VSP representaba para sus hijos Diego y Pedro (quienes tenían 8 y 12 años, respectivamente en esa época).

Pedro (de rodillas a la izquierda) con un grupo de voluntarios y estudiantes de VSP. La van blanca de Pedro, usada para transportar estudiantes y equipo para sesiones de surf, atrás de ellos.

Fueron unos de los apoderados más involucrados, asegurándose de que sus hijos asistieran a cada clase de natación, sesión de surf, y lección de inglés. Participaron en proyectos de servicio comunitario liderados por VSP y nos conectaron con la municipalidad para encontrar fondos concursables que pudiesen estar disponibles para el programa. Cuando la primera van del VSP dejó de funcionar, no estábamos seguros de cómo podríamos seguir con las clases de surf programadas para los fines de semana. Pedro tomó un paso adelante y pasó sus fines de semana transportando estudiantes y equipo de surf del barrio de Cerro Mariposa a la playa, en su Volkswagen combi familiar. Su ayuda nos permitió convertirnos en una presencia consistente en las vidas de nuestros estudiantes, esa presencia que se ha hecho característica definitoria del Valpo Surf Project.

Tomando unas olas en una de las primeras sesiones de surf.

El involucramiento de Pedro y Sandra fue mucho más allá de sólo apoyar al programa con su tiempo como voluntarios. Abrieron su hogar al equipo y voluntarios de VSP para muchos almuerzos de domingo y feriados. Cumpleaños, Pascua y Navidad se pasaron rodeadas de la mesa central de su casa. Siempre logramos quedamos en su casa un poco más tiempo del anticipado. Una visita a su casa nunca fue una simple comida, sino que incluía lecciones culinarias, conciertos privados (Pedro era músico profesional), y debate de cada tema imaginable. Pedro nos dio la bienvenida como miembros de su familia y aseguró que Valparaíso se sintiera como nuestro hogar.

Descansando después de surfear un poco.

Su generosidad, carácter acogedor y espíritu ayudó a formar el Valpo Surf Project en nuestros primeros días. Lo recordaremos como un gran papá, un esposo cariñoso, un increíble amigo, y un desinteresado devoto de VSP. Gracias por todo Pedro, te extrañaremos mucho.

Sinceramente,

Henry Myer Jon Steuber Wiley Todd
Fundadores de Valpo Surf Project

Pedro (en el centro, de blanco) con estudiantes y voluntarios de VSP después de una limpieza de barrio en Cerro Mariposa.

Trabajando duro durante una limpieza de playa en La Boca (Concón).

Pedro con su familia y voluntarios de VSP, liderando una clase de como hacer pan amasado casero, durante una de las cenas familiares.

FacebookTwitterMore...